Misiones 2007

Home / Noticias / Misiones 2007

Fabiola Flores escribe:

La hermosa experiencia en Tragna Boroa (sector rural cercano a Temuco) fue un gran regalo de Dios para mi y mis compañeros, ya que conocimos a niños y jóvenes que reflejaban la necesidad total (espiritual, material, familiar, etc.) que existe en el mundo. El compartir con ellos cada día, incluso dormir junto a las niñas en el internado, permitió que lleváramos a la práctica lo que hemos aprendido en el CEP. Fue posible proclamar el evangelio de Jesucristo y ver como las vidas de los niños del internado y de los hermanos que fuimos a visitar eran bendecidas por la Palabra de Dios.

Me da tanta alegría y al mismo tiempo profunda gratitud al Señor, por permitirme ser parte de este trabajo en el sur de Chile, mi tierra, en donde además de estrechar mucho más los lazos de amor con nuestros compañeros del CEP (fuimos un equipo de 10 cepianos, jaja), nos permitió que lo aprendido se hiciera real. ¡¡Que buena oportunidad es tener las misiones durante una semana en el plan de estudio!! Sin duda fue maravilloso y renovador para mi, Dios me moldeó, humilló y me llevó cada día a sus pies. ¡¡Gracias Señor, Gloria a ti por todo lo vivido!!

Cristian Pefaur escribe:

La Iglesia Anglicana de San Lucas de La Florida concentró su actividad en una misión llevada ‎a cabo en el sector denominado Villa Perú, circundante al local de la iglesia, que cuenta con ‎una población estimada de alrededor de 1000 familias sobre.

El objetivo inmediato fue dar un paso inicial de acercamiento y contacto hacia la comunidad ‎vecindante, de forma de establecer puentes que permitan compartir el mensaje de Cristo más ‎allá de las fronteras de la iglesia.

Para este efecto, se organizaron grupos de trabajo formados por voluntarios de la membresía ‎y estudiantes del CEP, realizándose a lo largo de la semana las siguientes actividades:

  • Cadena permanente de oración 24×7 durante toda la misión
  • Contactos puerta a puerta
  • Contactos personales en el sector del Mall Plaza Vespucio
  • Reuniones de compartir evangelístico para mujeres (onces) y para hombres (asado)
  • Tarde recreativa con representaciones y motivos cristianos para niños, realizada al aire libre ‎en sector contiguo a la iglesia
  • Varios cultos de evangelismo y sanidad

Considerando que esta campaña fue un primer intento de apertura de la iglesia hacia la ‎comunidad externa, con todos los ripios propios de la inexperiencia y temores de salir a ‎enfrentar un mundo desconocido, incursionando en un sector que, por sus características socio-‎económico-culturales, aparecía como difícil y desafíante, podemos decir, con mucha ‎satisfacción, que la experiencia resultó provechosa y suficientemente alentadora como para ‎perseverar en ella, encontrando receptibilidad e interés en la gran mayoría de las personas ‎contactadas, varias de las cuales, especialmente hombres adultos, están asistiendo regularmente ‎a nuestros cultos e interesándose por otras actividades de la iglesia, todo lo cual nos hace ver lo ‎mucho que se puede hacer ante la existencia de tanto desconocimiento y hambre espiritual en ‎las afueras de la iglesia.

Por otra parte, no menos importante, la campaña sirvió para mantener a la iglesia unida y ‎motivada en una tarea y propósito común, abstrayéndola de una rutina que a veces cae en lo ‎insustancial, y más aún, que alimenta conflictos y rivalidades entre la membrecía.